Detrás de la marca decorazul

Cuando eché a andar decorazul varias personas me preguntaron por que no usaba simplemente mi nombre: Sabela Liñeira. Podía haberlo hecho, porque lo cierto es que en este proyecto todo pasa por mí y la atención a las diferentes personas y empresas con las que trabajo es directa y personal. Pero entre un nombre que me representase a mí como persona y otro que representase una serie de ideas que son claves para mí, preferí la segunda opción.