fbpx

Cocina Mirasol

Estado previo

La cocina Mirasol se encuadra en el grupo de proyectos de pequeño espacio, y sirve como muestra de todo lo que se puede conseguir cuando aplicamos los criterios profesionales del interiorismo en obras con tamaños, presupuestos y tiempos de ejecución reducidos. Y con la necesidad de minimizar el impacto de la obra en la vida cotidiana de la casa, además.

Las condiciones de este proyecto estaban claras desde el principio. Se trataba de:

  1. intervenir únicamente en la cocina,
  2. agrandar la sensación de espacio sin ampliar los metros cuadrados reales,
  3. adaptar el espacio a las líneas estéticas generales del resto de la casa,
  4. realizar una obra rápida, ágil y limpia, reduciendo el derribo a la mínima expresión.

La principal dificultad fue el corto tiempo de ejecución disponible, ya que se debía aprovechar unos días de ausencia de la familia. Para cumplir los requisitos, ideamos y planificamos la intervención de todos los gremios al milímetro.

La idea base del proyecto fue adaptar la cocina a la filosofía de vida de esta familia, conectando el espacio con el resto de la casa. El primer impulso fue abrir la cocina completamente a la sala de estar, pero el resultado encarecía la obra, porque obligaba a intervenir sobre los suelos. La alternativa era centrarse en el habitáculo de la cocina, estableciendo una conexión visual que permitió, además, reducir el derribo.

Además, para evitar el efecto «nicho», retiramos la puerta doble del salón, ampliando también su espacio y proyectándolo hacia el pasillo. Por otra parte, realizamos un estudio completo del uso de la cocina en busca de una distribución más eficiente y ergonómica, adecuándola al modo de cocinar de la familia.

El nuevo mobiliario de la cocina y los revestimientos en tablero idéntico al de los muebles nos permitieron ahorrar — evitando el alicatado cerámico. En este caso, escogimos un tablero Finsa Gris Porriño Supermate II, que envuelve toda la superficie y se funde con el resto del acabado de las paredes de la casa, con una tonalidad similar. A su vez, el granito gallego Mondariz en la encimera, el frente y los laterales protege de posibles humedades y ofrece resistencia extra en los puntos donde el sufrimiento de los materiales es más acusado.

Así es como resolvimos el proyecto en solo tres días de ejecución:

Día 1: Preparamos las instalaciones de electricidad y fontanería y el trabajo de albañilería.

Día 2: Colocamos las alacenas, instalamos los electrodomésticos y terminamos con la colocación de la piedra encimera. La mayoría de marmolerías disponen de piedras en su stock listas para cortar y servir, por lo que es factible hacerlo todo en un solo día.

Día 3: Instalamos la carpintería metálica y realizamos los trabajos de detallado con pintura, finalizando la obra.

Día 4: La cocina estaba lista para ser usada de nuevo.

Es evidente que un timing de este tipo, tan ajustado, exige compromiso y profesionalidad por parte de los gremios que intervienen en la parte práctica de la obra, y también una planificación experimentada y una dirección de obra profesional. No siempre va a ser posible hilar las intervenciones tan seguidas, pero este ejemplo es la demostración práctica de que, ya sean 3 o 4 días, las reformas no tienen por qué eternizarse. Aunque sean profundas.

Planos

¿Cuándo quieres comenzar?

Reserva ya la primera reunión de trabajo para que evaluemos conjuntamente tu caso. Y, si tienes un negocio, no te vayas sin descargar tu workbook!

¿Cuándo quieres comenzar?

Reserva ya la primera reunión de trabajo para que evaluemos conjuntamente tu caso. Y, si tienes un negocio, no te vayas sin descargar tu workbook!